Libertad Infantil y Religiosa

En las constituciones de todos los países occidentales democráticos se encuentran artículos que protegen a la infancia de los abusos de los mayores y otros en los que se defienden la libertad de cada individuo para elegir y ejercer la religión que desee.

Eso hubiera querido yo: que se me hubiera protegido cuando era niño permitiéndome elegir un culto o para abstenerme de hacerlo.

La infancia es la época en la que lo real y lo ficticio se funden de manera indistinguible y es entonces cuando tu entorno (familia, colegios y sociedad) te hacen sentir tan verdadero como que el sol sale cada día los dogmas e imposiciones de la religión. Es un tema importante porque lo adquirido en la niñez estructura la interpretación que cada cual le da a la realidad durante el resto de su existencia.

Jesús y los primerísimos cristianos tan sólo admitían en su seno a los adultos, ya que entendían que son los únicos capacitados para elegir y comprometerse. Pero los proselitistas posteriores se dieron cuenta de que la mejor manera de enganchar a la gente era trabajándosela desde la primera infancia, y así comenzó el bautismo de los niños y su catequización inmediata. Para actuar así, enmendándole la plana a su Maestro, se inventaron que la muerte de un niño sin estar bautizado le llevaría al Limbo, lugar sin pena ni gloria, que para más inri ahora el papa Benedicto XVI ha declarado inexistente… Sólo es una excusa de los jerarcas para implantar su religión en las masas por la vía rápida de la esclavitud espiritual, en vez de en las minorías por libre elección, como hacia Jesús de Nazaret.

Me he centrado en el cristianismo por serme la religión más cercana. Pero no creamos que con el resto de los cultos ocurre algo distinto. Es lo mismo de lo mismo, hasta el punto que se puede afirmar que de igual manera que si alguien es un fiel católico porque ha nacido en un entorno acorde, lo sería musulmán, judío o protestante…, si sus padres y en su tierra lo fueran.

Si la religión que se profesa depende del lugar de nacimiento, de la implantación familiar y social existente, y no de una elección libre… Entonces, ¿dónde está la tan cacareada defensa que dicen hacer los países democráticos para proteger en este tema a los niños de los abusos de los mayores? ¿Cómo garantizan la libertad de la infancia para que sólo puedan elegir de mayores la religión que deseen?

Si los estados impiden a los niños y adolescentes participar en contratos mercantiles, de matrimonio o de otro tipo porque entienden que carecen de la madurez y libertad precisas para realizarlos, ¿por qué entonces permiten que las religiones les hagan contraer de por vida las imposiciones de sus credos?

Si los gobiernos fueran congruentes con la defensa de la libertad de elección de culto, ¿no tendrían que prohibir la entrada en una religión hasta después de alcanzar la mayoría de edad y sólo tras certificar que se conocen las otras más importantes, así como las ideas agnósticas y ateas, para que de esa manera se garantice una buena elección?

¿No será que lo que en realidad protegen los estados democráticos no es la libertad de elección de culto sino que las religiones puedan ejercer impunemente una suerte de pederastia espiritual sobre todos cuantos niños caen bajo su órbita?

Entiendo que ni los gobiernos ni la mayoría de la sociedad hagan algo al respecto, a fin de cuentas sufrieron en su infancia lo que aquí denuncio y por ello se creen erróneamente libres cuando permiten que se les imponga a los infantes la religión que a su vez les inocularon a ellos, pero por lo menos que no sean hipócritas al afirmar que protegen a los niños de los abusos de los mayores en su opción por el culto que deseen, cuando en realidad sólo facilitan que se les fuerce a tomar uno.

No soy tan iluso como para creer que esta situación se va a enmendar de la noche a la mañana. Quizás no se logre nunca. Son demasiados los intereses en contra, pero no por ello hay que callar la verdad, ya que es la única que nos puede hacer libres.

The URI to TrackBack this entry is: https://ensayosespirituales.wordpress.com/2010/02/21/libertad-infantil-y-religiosa/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: