Educacion Religiosa Y Alienación, Toribio Pérez De Arganza

TORIBIO PÉREZ DE ARGANZA

EDUCACIÓN RELIGIOSA Y ALIENACIÓN

Akal Bolsillo – 1983

NOTA: Está agotada la versión española de esta obra. La colocamos aquí sólo con fines didácticos y mientras no se ponga de nuevo a la venta.

—oOo—

PRÓLOGO A ESTA EDICIÓN

En 1983 el reconocido filósofo, antropólogo y profesor universitario Eloy Terrón Abad (1919-2002), bajo el heterónomo de Toribio Pérez de Arganza, publica el libro que os presentamos. En él realiza un estudio sobre la educación impartida por instituciones religiosas y su efecto en los receptores.

Tras 25 años de ostracismo editorial consideramos importante sacarlo a la luz con fines divulgativos.

El libro parece estar escrito para mostrar la formación (¿deformación?) que el Opus Dei imparte (tanto en sus colegios como la que reciben sus miembros), no en vano el autor basa gran parte de su estudio en Camino, el libro de Josemaría Escrivá de Balaguer que es fundamento y paradigma de su Obra.

Por lo demás, su mejor presentación la hace el autor en la «Justificación teórica» y en «Razones inmediatas de este trabajó» que preceden al libro, por lo que le dejamos a él la tarea de contarnos el cómo y el porqué de este estudio.

Iván de ExOpus

—oOo—

INDICE

PRÓLOGO A ESTA EDICIÓN

JUSTIFICACIÓN TEÓRICA

RAZONES INMEDIATAS DE ESTE TRABAJO

CARACTERES DE LA FORMACIÓN NOVICIAL

—oOo—

Anuncios

Defensa De Las Sectas, Mario Vargas Llosa

Mario Vargas Llosa.

En 1983 asistí en Cartagena, Colombia, a un congreso sobre medios de comunicación residido por dos intelectuales prestigiosos (Germán Arciniegas y Jacques Soustelle), en el que, además de periodistas venidos de medio mundo, había unos jóvenes incansables, dotados de esas miradas fijas y ardientes que adornan a los poseedores de la verdad. En un momento dado, hizo su aparición en el certamen, con gran revuelo de aquellos jóvenes, el reverendo Moon, jefe de la Iglesia de la Unificación, que, a través de un organismo de fachada, patrocinaba aquel congreso. Poco después, advertí que la mafia progresista añadía, a mi prontuario de iniquidades, la de haberme vendido a una siniestra secta, la de los moonies.

(más…)